Internacionales

He usado por primera vez una cámara Instax y ahora entiendo por qué gustan tanto

Es la más pequeña, híbrida, con múltiples posibilidades y tres diseños únicos para cada estilo. Fujifilm ha sacado toda la artillería en su última cámara Instax, para conservar a los fans de toda la vida y llamar la atención de un público nuevo, pero ¿qué es realmente capaz de hacer la Mini LiPlay?

He de confesarlo, cuando cayó en mis manos la nueva Mini LiPlay jamás me había planteado tener una cámara Instax. Llevaba años viendo personas de mi alrededor enamoradas de ellas sin comprender muy bien esa devoción. 

Cuando me propusieron hacer este análisis seguía pasando lo mismo, mientras yo la miraba con algo de apatía, otros la miraban con ilusión y me animaban a probarla . ¿Qué le verán?

En pleno siglo XIX con los móviles cada vez mejor equipados en lentes fotográficas ¿porqué llevar una cámara de gran tamaño, menor resolución y que sólo permite imprimir una vez una fotografía? Por no hablar del precio de los cartuchos. Pero ya se sabe que no se debe juzgar algo sin conocerlo . Ésta ha sido mi experiencia.

El análisis por apartados

Analógica y digital, la combinación definitiva La más pequeña y elegantes Fotografías macro, el punto fuerte de la Mini LiPlay Más posibilidades desde el móvil Fotografías con voz propia La batería no extraíble Una cámara para despertar la creatividad e iniciarse en la fotografía   Fujifilm Instax Mini LiPlay Dimensiones 82,5 mm × 122,9 mm × 36,7 mm Peso 255 g Pantalla LCD TFT a color de 2,7 pulgadas Distancia de enfoque f = 28 mm Apertura F2.0 Distancia de disparo Más de 10 cm Velocidad de obturador 1/4 a 1/8000 de segundo (cambio automático) Sensibilidad  ISO 100 a 1600 (cambio automático) Impresión Resolución de 318 ppp en RGB de 256 colores Batería No extraible, carga con microUSB Precio 143 euros

Ver galería

16 imágenes

Cámara Instax Mini LiPlay (16 imágenes)

Analógica y digital, la combinación definitiva Fujifilm, con este modelo, ha rediseñado el concepto de Instax Mini casi por completo , pero manteniendo algunas de las características que han diferenciado a estas cámaras a lo largo de su historia. La Mini LiPlay es una cámara híbrida, analógica y digital a partes iguales . 

Esta peculiaridad cambia una parte sustancial de las Instax: ya no es necesario jugársela en un sólo disparo. Podemos hacer todas las pruebas que queramos y después elegir la que mejor ha quedado para pasarla a papel en los característicos cartuchos de 10 películas.

Seguro que muchos de los aficionados a esta tradición están pensando que la magia que envolvía a las Instax se ha perdido y ese instante de nervios esperando que terminara de revelarse la foto en nuestras manos no es lo mismo que verla en la pantalla. 

Es cierto, con la Mini LiPlay se evita esa incertidumbre que para los menos expertos en fotografía suponía muchas veces un precio muy alto. Por que seamos sinceros, que cada película cueste aproximadamente 1 euro , no es como para ir imprimiendo a boleo. 

Es posible que esa sensación no sea la misma, pero el hecho de poder hacer todas las fotos que queramos y luego elegir la adecuada también tiene su valor. La Mini LiPlay permite guardar en su memoria interna 45 fotos y unos 850 por cada GB que tenga nuestra microSD , con la que podremos pasar todas al ordenador, si no las queremos conservar sólo en impreso. 

Una vez en el ordenador veremos que cada, imagen está representada en distintos formatos de archivos. Está el clásico JPG para la fotografía, luego contamos con un archivo CSV para los datos de la imagen y después tendremos un tercero WAV si le has agregado audio a la foto (sigue leyendo para saber cómo incluir audio a una foto)

La más pequeña y elegantes Las cámaras Instax Mini de Fujifilm hasta ahora eran la versión más pequeña, pero seguían siendo de un tamaño considerable y su diseño era juvenil, llamativo, pero más parecido a un juguete con colores muy brillantes. Esta vez la marca se ha arriesgado con otra táctica diferente. 

La Mini LiPlay además de ser la más compacta de estas cámaras, cuenta además con una gama de diseños pensados para un público que busque una cámara con más detalles, elaborados y elegantes . 

Como si de un bolso de fiesta o un clutch se tratara , los tres modelos son de formato rectangular y unas dimensiones perfectas para cualquier tipo de mano. Tampoco su peso es excesivo, unos 250 gramos y cuenta con la opción de ponerle una correa que se sujete al muñeca para mayor seguridad. 

En cuanto al diseño, la marca ha elegido tres combinaciones de colores y texturas bastante acertadas . La cámara que yo he estado probando y que podéis ver en las fotografías es el modelo Oro Rosado o Blush Gold , una capa lisa de un rosa brillante que según le da la luz puede tornar a un dorado e incluso algo de salmón. 

Por otro lado, está el modelo Negro Elegante , sin duda el más llamativo de esta pequeña colección. Es una mezcla de negro intenso con detalles en bronce y una textura en relieve que permite un agarre más cómodo. 

Y el último diseño a elegir es el Blanco Piedra . Al igual que el rosado está todo cubierto de un tono blanco moteado simulando el mármol y cuyo tacto cuenta con una rugosidad muy sutil. Tres estilos para que cada uno escoja el que más encaje con sus gustos. 

La cámara está repleta de detalles, en la parte delantera tenemos el objetivo acompañado del Flash, que se ilumina cuando se está cargando la batería, y el espejo para encuadrar bien los selfies . También vemos el botón de disparo y el botón para activar el micrófono con el que daremos voz a las fotografías, una cualidad muy interesante que os explicaremos más adelante. 

En el lateral están los botones de encendido con el micrófono y el altavoz para oír lo que hemos grabado y tres pequeños botones numerados cuya función es servir de acceso directo a los marcos y filtros que más nos gusten y queramos usar con más frecuencia. 

Ya en la parte trasera contamos con la serie de teclas que nos ayudan a navegar por la interfaz de la cámara . No es muy complicada de usar, según estemos intentando hacer una fotografía o imprimirla contaremos con distintas opciones: poner y quitar el flash, grabar un audio para un foto, cambiar el marco de una imagen o imprimirla. 

La pantalla ha sustituido al visor  Encima de estos botones está la pantalla, imprescindible para hacer fotografías con este nuevo modelo porque ya no contamos con un visor por el que ver el encuadre de la escena que queremos fotografiar. 

A través de la pantalla veremos la foto que estamos a punto de hacer, y el resultado después de disparar, así como ver la galería que has ido acumulando. Es nuestra ventana al universo de la cámara y sin ella no nos entenderíamos con la Mini LiPlay

No es una panel muy grande, sólo tiene 2,7 pulgadas , pero es suficiente para ver la fotografía y su encuadre, el verdadero problema es el brillo que tiene, muy bueno en interiores pero no en exteriores. Por la calle cuesta ver las fotografías que estás tomando y debes buscar una sombra para poder vislumbrar si ha salido bien. 

También es importante destacar que la fotografía que muestra la pantalla no es exactamente la que imprimirá la cámara en el cartucho, no es una diferencia muy grande, pero si he notado que la pantalla muestra las imágenes con mayor luz y saturación de lo que luego resultan en el papel y alguna que otra vez me ha salido una foto más oscura de lo que esperaba.

Por cierto, con esta nueva cámara Fujifilm ha sacado un nuevo cartucho con el borde simulando el confeti , una opción más para una fiesta que para las fotos del día a día, pero es el que yo he estado usando y que podéis ver en las fotografías. 

Fotografías macro, el punto fuerte de la Mini LiPlay Después de toda esta explicación, vamos a detenernos ahora en la parte más sustancial de todas las cámaras. ¿Cómo hace las fotografías la Mini LiPlay?

Dentro de las cámaras Instax podemos encontrar muchos formatos que varían según el tamaño de las instantáneas y su calidad, las Mini no son unas cámaras de gran resolución, pero aportan otros aspectos que las hacen interesantes para jugar con la fotografía y muy recomendables para aquellos que están empezando a explorar este mundo.

Este nuevo modelo cuenta con una apertura de f/2.0 y una distancia de enfoque de 28mm , es decir, que estamos ante un objetivo gran angular lo que nos ayuda a hacer buenas fotos de paisaje, pero que no es tan adecuada para hacer retratos.

La cámara toma por nosotros casi cualquier decisión excepto quitar o poner el flash, que sirve para iluminar objetos o personas que estén cerca. Coger más luz aumentando el ISO o abriendo más el obturador, es algo que no dependerá de nosotros , por lo que tendremos un margen limitado para jugar en sitios con poca iluminación o nocturnos

Sin embargo, la LiPlay ha llegado al mercado con una cualidad que sus predecesoras no tenían y que le ofrece una ventaja significativa con respecto al resto de modelos: es capaz de enfocar a 10 cm de distancia , es decir, puede crear unas fotografías macro muy buenas.

Ver galería

4 imágenes

Fotografías macro hechas con la Instax Mini LiPlay (4 imágenes)

Aquí os dejamos algunas muestras de fotografías  que hemos podido hacer. Para hacer las fotos macro es tan sencillo como acercar la cámara al objeto, apretar suavemente el botón de disparar para coger el enfoque donde queramos (la cámara avisa cuando ha conseguido enfocar bien) y disparar. 

Perdemos modos de fotografía A cambio de funciones como el macro, los marcos y poder ponerle sonido hemos perdido otras funciones que algunos modelos de las cámaras Instax tienen y que también son muy interesantes, por ejemplo, el modo de larga exposición. 

Jugar con la luz con los modos de doble exposición , es decir, superponer varias imágenes en una sola foto o los de larga exposición que captan el movimiento de las luces o los faros de los coches, son opciones que las fotografías analógicas han permitido durante mucho tiempo y dan resultados espectaculares. Una pena que esta cámara no cuente con ellos. 

Más posibilidades desde el móvil La aplicación del móvil que ha creado Fujifilm para esta cámara es una extensión más de su funcionamiento. Podemos utilizar la cámara sin necesidad de instalarnos la app , lo cual es de agradecer con la cantidad de dispositivos que ya hay en nuestra vida que requieren de esa conexión con el teléfono, pero con ella, nuestra Mini LiPlay ofrece más opciones.

Son varias las funciones extras que nos aporta esta aplicación del mismo nombre que la cámara. La primera de ellas es la posibilidad de imprimir fotografías de nuestro móvil en una de las películas que guarda la cámara.

Imprimir también las fotos del móvil La marca ha querido sumar a esta cámara la posibilidad de usarla como una simple impresora portátil. Si hemos realizado alguna fotografía con el móvil, con otra cámara o, incluso, hemos encontrado alguna en internet que nos haya gustado, podemos pasarla al característico formato de papel de las Instax y no estar limitados a lo que consigamos con la cámara.

Esto abre un mundo de posibilidades al poder editar de manera más profesional las imágenes o conseguir un resultado diferente, conectando la cámara con el móvil mediante el Bluetooth para imprimirlas.

Disparar en remoto con el móvil De la misma manera podemos también usar el móvil como mando a distancia para hacer fotografías en remoto , colocando la cámara en algún lugar seguro, podemos hacer fotos de grupo sin tener que pedirle a un desconocido que nos haga la foto, o sorprender a nuestra mascota cuando cree que no miramos.

En la pantalla del móvil nos aparecerá lo que está captando el objetivo como si lo viéramos en la pantalla de la Mini LiPlay. Podemos disparar en el instante o seleccionar la opción del disparo automático a los pocos segundos para darnos tiempo a prepararnos.

En tercer lugar, nos encontramos con las dos opciones de configuración. Una de ellas es el tradicional menú con la opción de activar la conexión por Bluetooth y los enlaces a la carta de instrucciones que está en internet, pero la otra nos despliega toda una galería con filtros y marcos de todo tipo.

Flores, bocadillos, corazones, estrellas, casi cualquier dibujo que se te pueda ocurrir en 27 marcos distintos que podemos marcar como acceso directo en los tres botones laterales de la cámara. 1, 2 y 3 para contar con nuestros favoritos en un simple clic.

Por último contamos con la opción más llamativa de toda la cámara, la función que permite crear fotografía con sonido.

Fotografías con voz propia La Mini LiPlay no puede grabar vídeos, pero Fujifilm ha dado con un curioso truco para dotar de sonido a las fotografías que imprimas. La clave está en los códigos QR que nos permiten transmitir información a aquellos dispositivos que sepan leerlos, como nuestro móvil con la cámara.

Ya lo hemos mencionado antes, esta cámara cuenta con un botón que activa el micrófono con el que podremos grabar el sonido ambiente, un mensaje o una canción y plasmarlo con un código QR en la esquina de nuestra instantánea.

Aquel que tenga en su poder la fotografía impresa, puede usar su móvil para escanear el código QR y escuchar el mensaje oculto. No es necesario contar con la aplicación para escuchar el audio que acompaña a la fotografía, pero el propietario sí puede tener en la app un registro de aquellas fotos con sonido que ha impreso.

Sólo se guardarán en la aplicación aquellas que hayamos decidido imprimir, el resto se quedarán guardadas en la memoria de la cámara o en la tarjeta microSD con su audio incluido .

Esta función es un recurso que jamás me habría planteado, pero al pararme a pensar en qué situaciones podría ser útil ocultar un mensaje de voz en una fotografía se me ocurrían bastantes juegos: dejar fotografías con mensajes en el parque para el que la encuentre se lleve una sorpresa, frases de libros para fomentar la lectura, regalar un mensaje personal a un amigo, o simplemente guardar el sonido ambiente de un festival o una fiesta acompañando una foto de recuerdo.

Su uso es muy sencillo, después de hacer la fotografía, presionamos el botón del micrófono y hablamos, cantamos o esperamos a que se grabe el sonido ambiente.

La batería no extraíble En el interior de la Mini LiPlay está la batería de la cámara y no se puede extraer. Es una de las pegas de estas cámaras. Lo bueno de las cámaras fotográficas es tener varias baterías que puedas ir intercambiando cuando a lo largo del día se nos agote una de ellas y así poder seguir usando la cámara. 

En este caso no contamos con esa opción, la Mini LiPlay se carga a través de un conector microUSB y el cable que incluye la caja y que sólo sirve para cargar la batería , habría sido más útil que también sirviera para descargar las fotografías en el ordenador. 

La batería dura bastante, a mí por ejemplo me ha durado toda una mañana haciendo fotos de manera intermitente. Estas cámaras no suelen ser para llevarnos las de viaje por su tamaño y peso, pero sí pueden servir para una fiesta o una reunión de amigos, incluso para experimentar en fotografía con ellas durante un rato libre que tengamos. Para todas esas ocasiones tendremos batería suficiente, además ella se apaga sola cuando ve que llevamos mucho rato sin usarla. 

Tampoco tarda mucho en cargarse por lo que siempre que tengamos un cargador cerca podremos recargar la batería y seguir usándola, aproximadamente tarda una hora y sabemos que está cargando porque el flash está encendido. 

Una cámara para despertar la creatividad e iniciarse en la fotografía Había empezado este análisis contando mis dudas acerca de las cámaras Instax, así que supongo que ha llegado el momento de desvelar cómo ha cambiado mi opinión después de estas semanas de prueba. 

Sigo pensando que el precio de los cartuchos es muy caro, pero con la  dualidad entre una cámara analógica y digital , podemos controlar mucho más ese gasto y ya no da tanto apuro disparar y arriesgarnos a que la fotografía no salga bien, lo que compensa los 143 euros  que cuesta actualmente. No es de los modelos más baratos, pero tampoco es un precio excesivo para lo que ofrece. 

No se trata de una cámara de gran calidad, aunque eso no impide que sirva para jugar con la fotografía y el estilo macro es fantástico . Al final, estas cámaras son un gran regalo para esas personas que están empezando en el mundo fotográfico y quieren experimentar con su creatividad. 

Los más pequeños y jóvenes son, por supuesto, su público más directo. Es una oportunidad de despertar en ellos el gusanillo de la fotografía , que se enganchen a esa sensación de orgullo cuando consigues crear un álbum personal con fotografías tuyas.

Ha sido una buena experiencia, es fácil aficionarse a las distintas posibilidades que ofrece esta cámara , aunque me hubiera gustado contar con otros modos tan creativos como el de larga exposición.