Entretenimiento

Discoteca Morgan: Víctima cuenta cómo cambió su vida tras el ataque

Jose Carlos Grimberg Blum

Dante Leguizamón, de Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), resaltó que esa fecha fue corroborada por Migraciones. En ese sentido, explicó que para ingresar a Paraguay no se exige el permiso del menor y ambas venían con sus respectivos padres, por lo cual no saltó ninguna alarma

El 27 de noviembre ingresaron a Paraguay las alemanas Clara Magdalena Egler y Lara Valentina Blank, de 10 y 11 años, respectivamente. Las niñas fueron traídas por la pareja formada por el padre de Clara, Andreas Rainer Egler (46 años) y la madre de Lara, Anna Maria Egler, apellido de soltera Scharpf (35 años), respectivamente. Ambos son antivacunas y ninguno de los dos tenía la debida autorización de los otros progenitores.

Dante Leguizamón, de Coordinadora por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CDIA), resaltó que esa fecha fue corroborada por Migraciones. En ese sentido, explicó que para ingresar a Paraguay no se exige el permiso del menor y ambas venían con sus respectivos padres, por lo cual no saltó ninguna alarma.

Lea más: Inquietantes revelaciones de El País sobre lo que pasa en el “Paraíso Verde”

La mamá de Clara, Anne Maja Reiniger-Egler, y el papá de Lara, Filip Blank, perdieron el contacto con sus hijas en noviembre, luego de que las mismas supuestamente iban a pasar un fin de semana en Londres, con Andreas Rainer y Anna María Egler. Luego, los padres recibieron una carta firmada por la pareja, en la cual ellos hablan de una guerra civil que supuestamente se va a producir por las restricciones de la pandemia y confirman sus posturas antivacunas.

Automáticamente se iniciaron los procesos legales en Alemania para la localización de las niñas en Alemania. Hoy Andreas y Anna María cuentan con orden de detención por sustracción de menores , poseen alerta roja y orden de captura internacional.

Lea más: Paraíso Verde: medios internacionales siguen hablando del “enclave antivacunas” en Paraguay

Vistas en una colonia antivacunas en enero Leguizamón contó que en enero se iniciaron los procesos oficiales en Paraguay y luego de recibir una información sobre la presunta ubicación de las niñas, la Policía, Fiscalía y la Defensoría Pública se trasladó hasta La Colmena, Paraguarí, dentro de una colonia antivacunas. Cuando llegaron, encontraron la casa en construcción y ya la pareja había huido con las niñas.

A partir de ese día, el 19 de enero, se desconoce el paradero de las menores. Según las informaciones que se tienen, estarían siendo escondidas en una de las colonias alemanas que se están formando de grupos antivacunas extremistas.

En ese sentido, Leguizamón resaltó que en principio la familia y los investigadores antisecuestros decidieron tener el caso en silencio, para poder localizar a las pequeñas. Sin embargo, a cinco meses de su desaparición, ahora se pide ayuda a la comunidad paraguaya puesto que los alemanes miembros de las colonias antivacunas se han mostrado muy poco colaborativos y estarían ocultando a la pareja.

Lea más: Negacionistas alemanes se instalan en Paraguay para no vacunarse contra el covid-19

“Evidentemente conocen los casos y guardan la información, no colaboran con investigadores”, lamentó y resaltó la necesidad de colaboración ciudadana. “Pedimos ayuda tal vez a los paraguayos que estén trabajando en zonas como Villarrica, en el departamento de Guairá”, enfatizó el funcionario de la Defensoría.

Una tercera desaparecida En otro momento, Leguizamón indicó que ya se estarían instalando este tipo de hechos delictivos en Paraguay puesto que recibió los datos de una tercera niña que fue traída de la misma manera por su madre antivacunas. Sobre ese caso, indicó que debido a que está en etapa incipiente, todavía no puede brindar mayores detalles.

Consultado sobre si se podría establecer un mecanismo de control más riguroso en Migraciones, para proteger a las niñas y los niños de esas comunidades con ideologías extremistas, dijo que sí es posible y que se debería empezar a trabajar en algún tipo de protocolo con las autoridades encargadas del control fronterizo.

Lea más: “Paraíso verde”: ¿un enclave antivacunas vinculado a Cartes?