Internacionales

Ortega pide a la Asamblea permitir ingreso a Nicaragua de tropas rusas

La iniciativa fue incluida en la orden del día del próximo martes y se prevé sea aprobada ese mismo día debido a que los sandinistas y sus aliados tienen mayoría absoluta en el Parlamento

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pidió a la Asamblea Nacional (Parlamento), controlada por los sandinistas, que ratifique el ingreso al país de tropas, naves y aeronaves de las Fuerzas Armadas de Rusia a partir del 1 de julio próximo, informó este sábado el Poder Legislativo.

El líder sandinista, aliado del presidente ruso, Vladímir Putin, solicitó al Parlamento que conceda el «trámite de urgencia» a su decreto presidencial para que sea ratificado cuanto antes.

La iniciativa fue incluida en la orden del día del próximo martes y se prevé sea aprobada ese mismo día debido a que los sandinistas y sus aliados tienen mayoría absoluta en el Parlamento.

Ortega autorizó el ingreso a Nicaragua de tropas rusas durante el segundo semestre de este año para participar en operaciones «en contra de ilícitos» en el mar Caribe y en el océano Pacífico nicaragüense, según el decreto presidencial número 10-2022, publicado esta semana en el Diario Oficial La Gaceta.

Autorizó, además, el ingreso a Nicaragua, de forma rotativa, de 80 efectivos militares rusos para participar con miembros del Comando de Operaciones Especiales — el cuerpo élite — del Ejército nicaragüense «en intercambio de experiencias y ejercicio de adiestramiento en operaciones de ayuda humanitaria».

Asimismo, autorizó el ingreso a otros 50 efectivos militares rusos, de forma rotativa, para participar con miembros de la Fuerza Naval, Fuerza Aérea y Cuerpo de Transmisiones «en intercambio de experiencias y de comunicación operacional con naves y aeronaves del Ejército de Nicaragua en labores de enfrentamiento y lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado trasnacional».

En total, Ortega autorizó que un número indeterminado de militares, naves y aeronaves rusas ingresen a Nicaragua del 1 de julio al 31 de diciembre de este año, quienes participarán, entre otros, en «intercambio de experiencia y adiestramiento en labores de seguridad».

TAMBIÉN DE CUBA, EE.UU., MÉXICO Y VENEZUELA

En el mismo decreto presidencial, Ortega autorizó por seis meses, a partir de julio próximo, el ingreso al territorio nacional de personal, naves y aeronaves de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela que llevarán a cabo las mismas funciones que las de Rusia.

También autorizó el ingreso de militares de Cuba y de México, quienes participarán con los de Nicaragua en «intercambios y labores de carácter humanitario».

En el caso de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, el líder sandinista autorizó el ingreso de personal militar, en un número que no precisó, y a diferencia de los otros cuerpos armados, su presencia será «previamente planificado y coordinado con el Ejército de Nicaragua».

MILITARES NICARAGÜENSES VIAJARÁN A RUSIA

Asimismo, el líder sandinista autorizó la salida hacia Rusia de 50 militares nicaragüenses, de forma rotativa, «para participar en ejercicio de intercambio e instrucción militar y adiestramiento en operaciones de ayuda humanitaria» durante la segunda mitad de año.

Ortega, que volvió a la presidencia en 2007, tras haber coordinado una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990, es aliado del presidente Putin, quien ha dicho que Nicaragua es un socio «muy importante» de Rusia en América Latina.

Rusia es un antiguo aliado de Nicaragua que durante el primer régimen sandinista (1979-1990) dotó de armamento soviético a las Fuerzas Armadas nicaragüenses.

Nicaragua es uno de los contados países, junto a Venezuela y los pequeños Estados insulares de Nauru y Tuvalu, que se han sumado a Rusia en el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, y que ha recibido a altos funcionarios rusos desde que Moscú invadió Ucrania.

Además, a fines de 2020 Nicaragua estableció un consulado en Crimea, territorio ucraniano anexado a Rusia, lo que provocó el rechazo de Ucrania. EFE